Imágenes


domingo, 19 de septiembre de 2021

Carta No. 98: Ecuador y el FMI

 

Con los ojos fijos en Él

en la realidad y la fe

Comisión ecuatoriana Justicia y Paz
carta No. 98 – 19 de septiembre 2021

------------------------------------------------

Ecuador y el FMI

“… la pandemia, sin embargo, nos ha recordado una vez más que nadie se salva solo.  Si queremos salir de esta situación como un mundo mejor, más humano y solidario, hay que idear formas nuevas y creativas de participación social, política y económica, sensibles a la voz de los pobres y comprometidas con su inclusión en la construcción de nuestro futuro común".  (Francisco en cf. Fratelli Tutti, 169).


La relación entre el Gobierno Nacional y el Fondo Monetario Internacional - FMI arrancó en 1957, bajo el Gobierno de Camilo Ponce Enríquez. Desde entonces, las reiteradas crisis económicas que ha enfrentado el Ecuador le han llevado a acudir al FMI y a otras instituciones de financiamiento internacional como el BID, la CAF, el BIRF y también al gobierno y la banca China.

Entre 1961 y 1972, el Ecuador suscribió 9 acuerdos con el FMI, con algunos condicionamientos, que no alcanzaron la profundidad ni la significación de las 16 cartas de intención suscritas entre 1983 y 2003.

El acuerdo técnico cerrado entre el gobierno nacional y el FMI el 8 de septiembre de 2021, ha vuelto a poner en la mesa de discusión el papel del Organismo Multilateral, considerado como ente condicionante en la adopción de las políticas nacionales. Al respecto hay que aclarar que el acuerdo logrado con el FMI no es nuevo, es una revisión del gobierno actual sobre el programa negociado y suscrito por el expresidente Moreno en 2019, que contemplaba un préstamo total de USD 6.500 millones, de los cuales 4.000 ya fueron desembolsados. Los restantes 2.500 millones se harán hasta el 2022.

La oposición discrepa de este acuerdo y hace referencia a los condicionamientos, que muchas veces perjudican a los sectores más vulnerables a cambio de los desembolsos, sin embargo, vale recordar que la relación se sustenta en que el Ecuador es suscriptor de esta organización, al igual que 190 países del mundo.

El FMI fue creado como solución a las devastadoras consecuencias de la II Guerra Mundial. Su objetivo central: evitar crisis en la economía de los países miembros para lo cual hace recomendaciones sobre la adopción de medidas de política económica que permitan afrontar situaciones emergentes.

Al Ecuador, este apoyo financiero le ha permitido solventar parte del flujo de dinero requerido para enfrentar las crisis generadas por el irresponsable manejo económico de los gobiernos de turno, sin cumplir su planificación ni los gastos comprometidos en el presupuesto del Estado. Los préstamos concedidos por China oscilan alrededor del 9% y las tasas cobradas por el FMI no superan el 4%.

Ecuador, como la región y el mundo, atraviesa una severa crisis económica, social y ética, agudizada cruelmente por la pandemia y cuyas consecuencias más visibles son el enorme déficit fiscal y el alto desempleo que incrementan la pobreza, la indigencia y la carencia de vida digna.  Esta realidad exige practicidad en el manejo económico, lo cual supone adoptar medidas que controlen estos problemas, tales como austeridad total en el gasto y políticas públicas que favorezcan la inversión y la producción. Debemos entender el verdadero problema e ir más allá del discurso estéril, de la politización de la economía y la estigmatización de instituciones y/o acciones que tratan de corregir los problemas.

Hay que despojarse de intereses mezquinos y trabajar porque “Un elemento central del desarrollo justo e integrado es tener muy en claro el objetivo esencial y el propósito de la vida económica, a saber, el bien común universal. De ello se desprende que el dinero público no puede nunca disociarse del bien común, y que los mercados financieros deben estar respaldados por leyes y regulaciones orientadas a garantizar que contribuyan verdaderamente al bien común”.  (Papa Francisco al FMI, abril 2021) ·  #ComuniquemosEsperanza

Descarga esta carta en Pdf


Con los ojos fijos en El, en la realidad y la fe es una publicación de la Comisión ecuatoriana Justicia y Paz, resultado de reuniones periódicas de los miembros de la Comisión para analizar, reflexionar y proponer alternativas, a través de estas cartas.

domingo, 12 de septiembre de 2021

Carta No. 97: Del desarrollo local al desarrollo nacional

 

Con los ojos fijos en Él

en la realidad y la fe

Comisión ecuatoriana Justicia y Paz
carta No. 97 – 12 de septiembre 2021

------------------------------------------------

Del desarrollo local al desarrollo nacional

“Se trata, de integrar en el desarrollo todos aquellos elementos que realmente hacen que sea así. Los diferentes sistemas: la economía, las finanzas, el trabajo, la cultura, la vida familiar, la religión son, cada uno en su especificidad, un momento irrenunciable de este crecimiento. Ninguno de ellos puede ser absoluto y ninguno puede ser excluido de un concepto de desarrollo humano integral, es decir, que tenga en cuenta que la vida humana es como una orquesta que suena bien, si los diferentes instrumentos se armonizan y siguen una partitura compartida por todos”.  (Papa Francisco, 2017).



El desarrollo local es un proyecto colectivo diseñado y ejecutado con un conjunto de acciones planificadas, en un tiempo determinado y en un territorio concreto, construido por todos los actores sociales, políticos, culturales, cuya participación permite enfrentar el cortoplacismo, el clientelismo, la improvisación, el dispendio de recursos humanos y económicos, el subdesarrollo, el desempleo, la ausencia de servicios de salud y educación, la inequidad, la contaminación ambiental, la corrupción, la impunidad, la injusticia... realidades que impiden mejorar la condición de vida de los ciudadanos.

El centro y el fundamento del desarrollo local es el ser humano.  Desarrollo que busca reducir las diferencias entre los sectores urbano y rural.  Un proceso histórico que apuesta al futuro tomando en cuenta que la participación comunitaria es el eje articulador, planificador y ejecutor de su propuesta colectiva de desarrollo.  Solo así será sostenible y sustentable en el tiempo.

Para que haya desarrollo local es importante reconocer la diversidad de cada pueblo y territorio: principios y valores, sueños y esperanzas, angustias y dolores… factores determinantes al establecer prioridades, objetivos, metas y acciones conjuntas, que permitan valorar los recursos naturales existentes, fortalecer el tejido social y el desarrollo económico, cultural, tecnológico, sanitario; impulsar a los sectores productivos, implementar la formación integral e impulsar las estrategias del desarrollo humano.

El desarrollo local se coordina en tres niveles: a) políticos: prefecturas, municipios, juntas parroquiales (Gobiernos Autónomos Descentralizados – GADs); b) sociales: organizaciones ciudadanas, comités pro-mejoras, sindicatos…; y c) organizaciones no gubernamentales (ONGs).  En este contexto, algunos de estos actores actúan en complicidad y encubrimiento para imponer su visión particular, auspiciando proyectos 'personales' que rompen toda lógica de planificación, duplican actividades, rivalizan, desconocen y deslegitiman acciones realizadas.  Con frecuencia prima el cortoplacismo que apuesta al clientelismo y la improvisación y generalmente responde a un caciquismo local o regional.

Los GADs, además enfrentan limitaciones presupuestarias, elevados gastos corrientes, ausencia de personal capacitado y la desarticulación de las realidades económicas, sociales y culturales, que impiden construir el anhelado desarrollo integral y más bien lo que se ha implementado es un subdesarrollo local.

Hay que tener presente que, sin desarrollo local es imposible lograr el tan necesario desarrollo nacional.  Es urgente cualificar a autoridades, funcionarios y ciudadanía como agentes y actores del desarrollo local.  Todos debemos ser parte de lo que, se denomina 'lo glocal', que se define como aquello "que hace referencia a factores tanto globales como locales o reúne características de ambas realidades".

Lo global y lo local, no son visiones contrapuestas, son complementarias pues "El desarrollo no se reduce al simple crecimiento económico.  Para ser auténtico, debe ser integral, es decir, promover a todos los hombres y a todo el hombre.  (…) «Nosotros no aceptamos la separación de la economía de lo humano (…).  Lo que cuenta para nosotros es el hombre, cada hombre, cada agrupación de hombres, hasta la humanidad entera» (Lebret OP)" señalo Paulo VI en la Encíclica Populorum Progressio, No.14, 1967.  ·  #ComuniquemosEsperanza

 

Descarga esta carta en Pdf

  

Con los ojos fijos en El, en la realidad y la fe es una publicación de la Comisión ecuatoriana Justicia y Paz, resultado de reuniones periódicas de los miembros de la Comisión para analizar, reflexionar y proponer alternativas, a través de estas cartas.

 

domingo, 5 de septiembre de 2021

Carta No. 96: Migrar: ¿Salir al encuentro de sueños?

Con los ojos fijos en Él

en la realidad y la fe

Comisión ecuatoriana Justicia y Paz
carta No. 96 – 5 de septiembre 2021

------------------------------------------------

Migrar: ¿Salir al encuentro de sueños?

"Esos hermanos y hermanas nuestras intentaban salir de situaciones difíciles para encontrar un poco de serenidad y de paz; buscaban un puesto mejor para ellos y para sus familias, pero han encontrado la muerte"  (Papa Francisco, Lampedusa, 8 de julio de 2013).


Los movimientos migratorios han existido desde siempre. Ya el Evangelista Lucas recordaba que "era forastero y me acogiste"… históricamente se ha dado en toda dirección. El desplazamiento va desde regiones económicamente vulnerables hacia otras en mejor condición. El mayor motor migratorio es la pobreza, pero también la violencia, o por causas políticas, culturales, bélicas, raciales, conflictos internacionales o catástrofes naturales.

Si bien llama la atención la presencia, en nuestras calles, de emigrantes de otros países y continentes, las migraciones internas también son importantes. En nuestro caso del campo a la ciudad, fenómeno que ha transformado el país en razón del abandono del sector rural, por la injusta distribución de riqueza, la falta de servicios básicos y de salud, pésimas vías de comunicación y una educación deficiente… que hacen muy difícil "sobrevivir" en sectores rurales.

Los gobiernos de turno, muchos con fines electoreros, concentraron su atención en las urbes: servicios de salud, educación, modernidad… por lo que se convirtieron en centros de atracción para miles de ciudadanos que buscaban mejores días, lo que devino en cinturones de miseria, desempleo, mendicidad y hasta delincuencia, mientras el populismo dispendia los pocos recursos en obras urbanas innecesarias.

Por otro lado, en época de crisis, las remesas enviadas por nuestros migrantes, en los últimos veinte años, han sido un aporte fundamental a la economía nacional.  Una nueva crisis económica generada por la pandemia ha ocasionado la pérdida de más de 700 mil empleos, situación que empujó a más de 56 mil ecuatorianos a salir del país, entre enero y mayo del presente año (la cifra más alta desde 2017) y no han regresado... se calcula que el 85% se habrían quedado en México y EEUU.

El intenso flujo de migrantes, en especial a Estados Unidos, en busca del "sueño americano", hace que muchos cumplan las engañosas exigencias de los coyoteros, que no miden riesgos ni sufrimientos de las víctimas a su cargo, les interesa exclusivamente "su malévolo" negocio; ellos se aprovechan de la ingenuidad de la gente e imponen sus tarifas -entre 15 y 18 mil dólares por persona- en un mercado humano perverso. La mayoría nunca llegan a su destino, al ser deportados o morir en el intento de cruzar la frontera.  En algunos casos ni siquiera sus cadáveres son devueltos. Es indispensable que el Gobierno ecuatoriano investigue la trama criminal completa y destruya un sistema mafioso que podría involucrar a autoridades y tener cómplices y encubridores en policías y jueces.

Ante esta situación y las buenas relaciones, los gobiernos de Ecuador y Estados Unidos deberían enfrentar este problema de forma conjunta, para encontrar una solución integral que rompa con el coyoterismo, promueva la libre movilidad, normando el derecho de los ecuatorianos a ganarse honradamente el pan en territorio estadounidense. No es un problema particular, es un problema nacional y en esos términos tiene que ser discutido y solucionado por las administraciones.

Pensando en los migrantes, en su esfuerzo heroico de sobrevivencia, debemos evaluar nuestro comportamiento con los forasteros que llegan al país. La acogida al peregrino nos lleva al encuentro del prójimo, de Jesús. Dejar caer las barreras y tender puentes con los otros, nos conduce a una experiencia de cercanía con Dios y la construcción de ambientes de Justicia y Paz.  ·  #ComuniquemosEsperanza


Descarga esta carta en Pdf


Con los ojos fijos en El, en la realidad y la fe es una publicación de la Comisión ecuatoriana Justicia y Paz, resultado de reuniones periódicas de los miembros de la Comisión para analizar, reflexionar y proponer alternativas, a través de estas cartas.

domingo, 29 de agosto de 2021

Carta No. 95: Nueva Normalidad… ¡Normalidad Nueva!

 

Con los ojos fijos en Él

en la realidad y la fe

Comisión ecuatoriana Justicia y Paz
carta No. 95 – 29 de agosto 2021

------------------------------------------------

Nueva Normalidad…

¡Normalidad Nueva!

"«Una emergencia como la del covid-19 es derrotada en primer lugar con los anticuerpos de la solidaridad».  Lección que romperá todo el fatalismo en el que nos habíamos inmerso y permitirá volver a sentirnos artífices y protagonistas de una historia común y, así, responder mancomunadamente a tantos males que aquejan a millones de hermanos alrededor del mundo".  (Un plan para resucitar, Papa Francisco, abril 2020).

La pandemia del Covid cambió la humanidad. Algo inexplicable y nuevo pasó, estuvimos "encerrados", el miedo se apropió y ni autoridades ni científicos acertaban a actuar… meses muy complejos y llenos de incertidumbre. Los investigadores continuaron estudiando al virus y decodificando su comportamiento, formas de transmisión, síntomas, tratamiento e iniciar un trabajo maratónico para desarrollar la vacuna.

Las claves para evitar el contagio se concretaron en el uso de mascarilla, lavado de manos y distanciamiento físico: ¡el triángulo de la vida! y se convirtió en la esperanza para salvar al mundo y en un llamado para vacunarse. Cerca del 45% de los ecuatorianos ya se han vacunado con las dos dosis.

Después de 18 meses del inicio de la cuarentena, se habla de "regresar a la normalidad", de reactivación económica, de retomar las labores cotidianas, de volver a clases…, se siente el movimiento en las calles, parques, plazas, centros comerciales, en los encuentros familiares y sociales… todo vuelve a ser cotidiano.  Si bien el sistema de salud pasa por un momento de 'respiro' al menorar el número de hospitalizados, no dejan de atender a personas contagiadas, ahora más jóvenes o por alguna de las nuevas y agresivas variantes del covid-19.

¡No debemos bajar la guardia!  Aún en Ecuador el uso de la mascarilla, el lavado de manos y el distanciamiento físico junto con la vacuna, son una obligación.  Son las armas y escudo con que enfrentamos y combatimos los nuevos tiempos.

En septiembre, en forma progresiva, retornarán a clases presenciales y semipresenciales: 112 269 estudiantes de 1533 instituciones, en Sierra-Amazonía.  Ya son 2691 instituciones educativas que tienen sus Planes Institucionales de Continuidad Educativa (PICE) aprobados.

Enviar a nuestros hijos e hijas a clases presenciales genera alguna inseguridad y miedo…, ¿cómo se comportarán? ¿se contagiarán? y si es el caso ¿qué hacer? ¿cómo será el transporte? ¿cómo utilizarán la mascarilla y el alcohol?  Hay más dudas que certezas.  La recomendación es el diálogo familiar… si bien existen dudas, temores, angustias, a la vez hay esperanza y confianza en el nuevo tiempo de regreso a clases.

Es muy importante activar el "COE familiar" que planifique, diseñe e implemente todas las medidas de bioseguridad alrededor del regreso a clases. Una tarea conjunta y coordinada entre padres de familia, estudiantes, docentes, transportistas y autoridades de salud que trabajen en un "COE estudiantil" para prever todos los escenarios posibles y preparen las acciones pertinentes, orientadas a brindar seguridad personal y colectiva a los miles de estudiantes que regresan a clases.  Tarea titánica pero necesaria y urgente para garantizar la salud y el bienestar de la comunidad educativa.

"No se acuerden de las cosas pasadas, no piensen en las cosas antiguas.  Miran, voy a hacer algo nuevo, ya está brotando, ¿no lo notan? Trazaré un camino en el desierto, rutas en la llanura" (Is 43, 18-19).  Es esta "nueva normalidad" que nos invita a vencer el miedo, a guardar y cumplir con todas las normas de bioseguridad, a estar unidos y atentos, a cuidarnos y protegernos personal y colectivamente para enfrentar y vencer al covid 19.  ·  #ComuniquemosEsperanza

Descarga esta carta en Pdf

Con los ojos fijos en El, en la realidad y la fe es una publicación de la Comisión ecuatoriana Justicia y Paz, resultado de reuniones periódicas de los miembros de la Comisión para analizar, reflexionar y proponer alternativas, a través de estas cartas.

domingo, 22 de agosto de 2021

Carta No. 94: Los subsidios: ¿a quiénes y por qué?

 Con los ojos fijos en Él

en la realidad y la fe

Comisión ecuatoriana Justicia y Paz
carta No. 94 – 22 de agosto 2021

------------------------------------------------

Los subsidios: ¿a quiénes y por qué?

La solidaridad expresa de buena forma el vínculo entre la sociedad y el individuo.  Es una acción decidida que prioriza el bien común por sobre el bien individual".  (Mons. Fernando Chomali, "El rol del Estado: el principio de subsidiariedad", junio 2020)

La subsidiariedad es uno de los principios característicos de la Doctrina Social de la Iglesia y que fue presentado en la Encíclica Rerum novarum (1891).  Su formulación ha estado presente en referencia a la vida de la comunidad en cuanto a lo social, político o económico. La subsidiariedad es un principio de ética social que sistematiza la relación entre las personas, entre ellas y la sociedad en general, con el Estado en sus distintos niveles, y aún en la dimensión internacional.

Desde lo económico, un subsidio es una ayuda monetaria que recibe una persona o entidad de parte del Estado a efecto de compensar carencias o inequidades en sus ingresos. En el país tenemos algunos subsidios, entre ellos el de Desarrollo Humano o aquellos aplicables a la tarifa eléctrica, a los combustibles, al gas doméstico, entre otros.

El subsidio a los combustibles es el más conocido y polémico, y el que más conflicto ha generado, pues su eliminación ocasiona la subida del costo de la gasolina y el diésel. El Ecuador, en los últimos 10 años, anualmente ha gastado alrededor de 3 mil millones de dólares en este subsidio, lo que representa el 3% de PIB, el 22% de las exportaciones de petróleo y el 17% del Presupuesto General del Estado.

La severa crisis fiscal, la obligada derogatoria del decreto ejecutivo 883 que eliminaba los subsidios a los combustibles (octubre 2019) y las sugerencias del FMI para la firma del acuerdo de financiamiento, llevaron al gobierno anterior a fijar el precio de los combustibles mediante el sistema de bandas (mayo 2020), que regula los precios de los derivados de acuerdo a los costos internacionales del petróleo.

Técnicamente es favorable que la comercialización se dé a precios reales, pues evita el contrabando, impide que se beneficien los grupos sociales y económicos de mayores ingresos (transportistas, industriales, extranjeros) y permite reorientar esos recursos hacia los sectores más necesitados. Sin embargo, socialmente el tema es muy sensible, tanto que en nombre del pueblo, surgen discursos radicalmente opuestos a la eliminación de este subsidio, con lo que favorecen a la injusta distribución de los recursos del Estado y paradójicamente perjudican al pueblo que dicen representar y defender.

Sobre el tema, el Gobierno sostiene que el sistema de bandas de precios de los combustibles debe continuar; e invita al diálogo a la Conaie, para buscar acuerdos y reorientar esos fondos en beneficio de quienes más lo precisan.

Si bien la oposición y resistencia son derechos constitucionales, existe una actitud cultural negativa basada, muchas veces, en el desconocimiento y la arrogancia que conducen al grito y la confrontación, acciones lejanas a la subsidiaridad y solidaridad. La búsqueda de réditos políticos o económicos no cede y como casi siempre el Ecuador pierde, y más aún quienes carecen de oportunidades de educación, empleo, salud, de una vida digna. Subsidios sí, pero para quienes más necesitan pues están en clara desventaja y sumidos en la extrema pobreza.

Asumamos corresponsablemente el futuro del país, superemos la confrontación dañina. Despojémonos de intereses grupales, económicos, partidistas, raciales y demos paso a un proceso democrático de reflexión y trabajo conjunto que lleve a construir justicia y gobernabilidad, en paz.  ·  #ComuniquemosEsperanza

 

Descarga esta carta en Pdf

Con los ojos fijos en El, en la realidad y la fe es una publicación de la Comisión ecuatoriana Justicia y Paz, resultado de reuniones periódicas de los miembros de la Comisión para analizar, reflexionar y proponer alternativas, a través de estas cartas.

domingo, 15 de agosto de 2021

Carta No. 93: "La educación es un acto de esperanza"

 

Con los ojos fijos en Él
en la realidad y la fe

Comisión ecuatoriana Justicia y Paz
carta No. 93 – 15 de agosto 2021
------------------------------------------------

"La educación es un acto de esperanza"

Más de mil millones de niños han enfrentado interrupciones en su educación.  Cientos de millones de niños se han quedado atrás en las oportunidades de desarrollo social y cognitivo.  Y en muchos lugares, las crisis biológica, psíquica y económica han empeorado mucho por las crisis políticas y sociales aparejadas”.  Papa Francisco, diciembre 2020.

El surgimiento del modelo de formación técnica está asociado a la fundación de las Escuelas Nacionales de Artes y Oficios, a mediados del siglo XIX y comienzos del XX, destinadas para la instrucción básica y capacitación en carpintería, herrería, hojalatería, talabartería, plomería, encuadernación, tejidos o vestuario; así como a la enseñanza técnica de profesiones modernas, asociadas al incipiente desarrollo industrial de esos años, que incluía mecánica, tipografía o litografía.

Este modelo, iniciado el siglo XVI y mantenido por algunas comunidades religiosas hasta la actualidad, fue asumido por el Estado en algunos colegios, en los que además de humanidades se implementó el bachillerato técnico en mecánica industrial, electricidad y artes gráficas, entre otras, con lo que muchos jóvenes adquirieron conocimientos que les permitía trabajar y obtener los ingresos necesarios para financiar sus estudios superiores, si decidían avanzar en el mundo profesional.

Adicionalmente la existencia de los 'Normales', de los colegios agropecuarios y de contabilidad, completaban la formación en profesiones intermedias que satisfacían las necesidades de trabajo especializado para el siglo XX. Para los sectores populares, con bajos ingresos y deficiente escolarización, sumado a problemas derivados del crecimiento de las ciudades y la vida urbana, esta educación se constituyó en una alternativa que les capacitaba para trabajar de manera eficiente y útil para la sociedad.

Las grandes reformas educativas están asociadas a periodos de crecimiento y bonanza económica, mientras que, en situaciones de crisis, un conjunto de programas formativos locales operan como mecanismos para reducir los efectos negativos de tales coyunturas. Las reformas educativas realizadas en el gobierno de Correa implementaron el bachillerato general unificado que afectó a la educación técnica y encaminó a los graduados, previo un examen de ingreso -que no todos aprobaban- hacía la universidad en busca de un título profesional.

El Plan Nacional de Educación y Formación Técnico Profesional, iniciativa gubernamental que pretende mejorar la competitividad y la educación técnica en el país, brindará oportunidades para la vinculación laboral temprana, orientación vocacional y desarrollará el talento juvenil. Este Plan, según el gobierno, beneficiará anualmente a 283 mil estudiantes de bachillerato técnico y 114 mil de carreras técnicas de educación superior.

Esperamos que los perfiles profesionales, las mallas curriculares, la pedagogía, los profesores…, tengan la suficiencia técnica y competencia académica que les permita a estos jóvenes incorporarse a una estrategia nacional de desarrollo y que con su preparación estén listos para trabajar con la eficiencia y la responsabilidad que les permita hacer realidad sus proyectos de vida.

Anhelamos que este Plan se cumpla y revalorice la educación técnica para que deje de ser considerada "la oferta pobre del sistema educativo" y se convierta en un aporte fundamental para superar la crisis económica y social en la que está inmerso el país. "Con la ayuda de los jóvenes y de su espíritu innovador, podemos realizar el sueño de un mundo en donde el pan, el agua, las medicinas y el trabajo fluyan en abundancia…", escribió el Papa Francisco hace poco por el Día Internacional de la Juventud.  ·  #ComuniquemosEsperanza

 

Descarga esta carta en Pdf

 

Con los ojos fijos en El, en la realidad y la fe es una publicación de la Comisión ecuatoriana Justicia y Paz, resultado de reuniones periódicas de los miembros de la Comisión para analizar, reflexionar y proponer alternativas, a través de estas cartas.

 

domingo, 8 de agosto de 2021

Carta No. 92: “La vida merece vivirse”

 

 

Con los ojos fijos en Él
en la realidad y la fe

Comisión ecuatoriana Justicia y Paz
carta No. 92 – 8 de agosto 2021
------------------------------------------------

“La vida merece vivirse”

“La vida, que a veces parece el más grande de todos los dones, y en otras, el más pesado y triste de todos; La vida, que se introduce con un grito y se despide con un gemido; La vida, aquello que más conocemos y que menos conocemos”. Mons. Fulton Sheen, "La vida merece vivirse", 1954.

Un concepto cristiano fundamental es que la vida solo está en manos de Dios y no en las manos de cualquier persona. Reflexión oportuna ante la crisis de valores que experimenta el mundo, en medio de los cuales la vida pierde cada día importancia. Da la impresión de que "la vida no vale nada". Inclusive se olvida el mandato constitucional que garantiza el “derecho a la inviolabilidad de la vida. No habrá pena de muerte”, en el artículo 66, numeral 1, que se complementa con el artículo 45, que expresa que “Las niñas, niños y adolescentes gozarán de los derechos comunes del ser humano, además de los específicos de su edad. El Estado reconocerá y garantizará la vida, incluido el cuidado y protección desde la concepción”.

En realidad, la vida de las personas está permanentemente amenazada, ya sea por violencias físicas, sicológicas, económicas, laborales, culturales, religiosas…, que les someten a vivir con miedo y zozobra de sufrir cualquier agresión, asalto o inclusive ser asesinados. Esta inseguridad integral que vive la población contradice los dictámenes constitucionales y legales. Las diversas situaciones dolorosas y cargadas de pavor que, hoy por hoy, suceden en el país y son noticia de primera plana, van más allá de todo entendimiento. Lamentablemente, la pena de muerte parece haberse instalado en nuestra sociedad.

Los asesinatos en las cárceles, producto del enfrentamiento entre bandas, arrojan lamentables estadísticas: en lo que va del año son casi un centenar de personas privadas de libertad que han muerto en manos de otros reclusos.  ¿Quién manda en las cárceles?, ¿Cómo consiguen armas letales e instrumentos de comunicación, teóricamente prohibidos?, ¿Por qué se les recluye entre enemigos?

Lo que sucede en las cárceles no es aislado, vemos con horror el incremento del sicariato, el ajuste de cuentas, el enfrentamiento por zonas para dominar el negocio mortal de la droga. Los noticiarios presentan los asesinatos en diferentes ciudades del país y casi siempre quienes cumplen con estos hechos de sangre dictados por los líderes de pandillas o capos del narcotráfico –desde la cárcel o fuera de ella– son jóvenes.  Esto golpea más nuestra consciencia.

Debe también preocuparnos los casos de reos que se "han suicidado" al interior de las prisiones en Cuenca, Quito, Latacunga. ¿Coincidencia, suicidios, ajusticiamiento de cuentas?… es necesario encontrar una respuesta.

Estos y otros hechos de violencia tienen un origen multicausal: estructural como la pobreza, represión, falta de educación, crisis económica, deterioro político, alineación, drogas, alcoholismo…; directa que es verbal, psicológica, intrafamiliar, física…; cultural desde las ideas, la comunicación, los antivalores, la tradición…; y simbólica en los actos o rituales que reconocen a la violencia estructural y directa.

Ante la cultura de la muerte, es necesario recordar que "el primer derecho de una persona es su vida" expresó el Papa Francisco en el 2013 y precisó que “la atención a la vida humana en su totalidad se ha convertido en los últimos tiempos en verdadera prioridad del magisterio de la Iglesia”, y así es como debe ser para todos. Es prioritario pasar del «conocer para comprender», al «conocer para transformar» y llegar al «conocer para neutralizar» la violencia, y construir Justicia y Paz.  ·  #ComuniquemosEsperanza

 

Descarga esta carta en Pdf

 

Con los ojos fijos en El, en la realidad y la fe es una publicación de la Comisión ecuatoriana Justicia y Paz, resultado de reuniones periódicas de los miembros de la Comisión para analizar, reflexionar y proponer alternativas, a través de estas cartas.

domingo, 1 de agosto de 2021

Carta No. 91: El escándalo de la desnutrición infantil

 

Con los ojos fijos en Él
en la realidad y la fe

Comisión ecuatoriana Justicia y Paz
carta No. 91 – 1 de agosto 2021
------------------------------------------------

El escándalo de la desnutrición infantil

“Duele constatar que la lucha contra el hambre y la desnutrición se ve obstaculizada por la ‘prioridad del mercado’ y por la ‘permanencia de la ganancia’, que han reducido los alimentos a una mercancía cualquiera, sujeta a especulación, incluso financiera.  Y mientras se habla de nuevos derechos, el hambriento está ahí, en la esquina de la calle, y pide carta de ciudadanía, ser considerado en su condición, recibir una alimentación de base sana.  Nos pide dignidad, no limosna”.  Papa Francisco, FAO – 2014.

En Ecuador la desnutrición crónica infantil afecta al 27,2%, es decir, a uno de cada cuatro niños menores 5 años y la situación es más grave si se mira solo el sector indígena donde 1 de cada 2 niños la padece y 4 de cada 10 presentan anemia.

En los primeros mil días de vida, contados desde la concepción hasta los 2 años, se genera el desarrollo neurológico, crecimiento del cerebro y fortalecimiento de la flora bacteriana. Por esta razón, la desnutrición comienza desde el embarazo, cuando la madre, también desnutrida, da a luz un hijo con peso bajo, que le predispone a tener dificultades de crecimiento y condiciona su pleno desarrollo dejando huellas en toda la vida.  No se ve a simple vista, pero está ahí, lo sufren y padecen millones de menores de edad en el país, América Latina y el mundo.

La desnutrición es un problema de salud pública, sobre todo en países en desarrollo como el nuestro, donde existe miseria, ausencia de servicios básicos para grandes sectores de la población, falta de un eficiente sistema de salud, desempleo, subempleo, entre tantas otras complicaciones. La desnutrición genera índices alarmantes asociados a factores sociales, culturales, religiosos, educativos, entre otros… una realidad presente que se ha agudizado por la pandemia. Donde los índices de desnutrición infantil deben haberse incrementado y su situación debe ser aún más crítica y por tanto, demanda atención urgente y prioritaria por parte del Gobierno y de las diferentes instituciones y organizaciones públicas y privadas que están vinculadas a la niñez.

La desnutrición afecta directa y negativamente al desarrollo sicocognitivo de los niños, lo que provoca un ingreso tardío al sistema educativo y también una mayor deserción escolar. Y cuando ya adulto, un mayor riesgo de enfermedades crónicas, menor productividad y, en consecuencia, dificultades para su inclusión laboral y social, razón por la que, el gobierno nacional debe emprender una tarea titánica para combatirla de manera eficiente, sin escatimar esfuerzos económicos ni técnicos para de una vez por todas, superarla.

Si bien el Estado, desde hace más de cuatro décadas, ha mantenido programas de atención a la niñez de los sectores vulnerables, por diversas razones, las tasas de desnutrición se han incrementado, de allí que esta realidad demanda una política estatal a mediano y largo plazo que no solo 'gaste' en alimentación y estimulación temprana, sino que desarrolle una propuesta integral en la que se busque crear fuentes de trabajo, dotar de servicios básicos, educación, salud, espacios lúdicos…, es decir, promover un cambio del modelo de desarrollo que rompa con el círculo perverso de la pobreza y miseria en el que viven millones de personas.

"Un niño que no recibe una nutrición adecuada en el futuro tendrá problemas de salud, aprendizaje y desarrollo integral real. Según OMS y OPS si no mejoramos de inmediato esta situación, Ecuador tendría después de 20 años una población con graves problemas de salud. Debemos actuar ahora porque la desnutrición es prevenible y es nuestro deber", señaló el presidente Lasso en junio de 2021.

Es un escándalo que exista hambre y malnutrición en un país que es rico en variedad de recursos.  Es hora de que todos pongamos nuestra atención y trabajo en cambiar esta realidad en beneficio de la niñez.  ·  #ComuniquemosEsperanza

 

Descarga esta carta en Pdf

 

Con los ojos fijos en El, en la realidad y la fe es una publicación de la Comisión ecuatoriana Justicia y Paz, resultado de reuniones periódicas de los miembros de la Comisión para analizar, reflexionar y proponer alternativas, a través de estas cartas.

domingo, 25 de julio de 2021

Carta No. 90: "Ama killa, Ama llulla, Ama shwa" No ser ocioso, No mentir, No robar

Con los ojos fijos en Él
en la realidad y la fe

Comisión ecuatoriana Justicia y Paz
carta No. 90 – 25 de julio 2021
------------------------------------------------

"Ama killa, Ama llulla, Ama shwa"
No ser ocioso, No mentir, No robar

"Hoy reflexionamos sobre el séptimo mandamiento del decálogo: «No robarás» Lo primero que nos viene a la mente es el tema de la sustracción o retención ilícita de los bienes ajenos, y el debido respeto a la propiedad de los demás. En toda cultura, robar es inaceptable, pues todas defienden el derecho a poseer bienes".  Papa Francisco: catequesis, 7 noviembre 2018.

En Ecuador carecemos de tiempo para reponernos de un escándalo, cuando ya enfrentamos otro. Es impresionante la cantidad de denuncias que salen a la luz y se las identifica en cualquier ámbito y lugar; su magnitud puede ser desde lo sencillo y cotidiano hasta los más grandes actos de corrupción. El ruido de estas acciones que involucra a todas las clases sociales ensordece al país y lacera la dignidad nacional.

El abuso y sobreabuso del poder ha delineado un comportamiento social que fractura la ética nacional.  Los enloquecidos por el dinero se han metido en el centro del poder y han tejido verdaderas redes y mafias que superan las barreras legales, mientras someten y sobornan a jueces y fiscales, quienes les permiten salir airosos de los escándalos y de alguno que otro juicio.

Contrario a este holocausto ético, hay una máxima que desde tiempos inmemorales los pueblos ancestrales la han inculcado y vivido intensamente: el "Ama killa, Ama llulla, Ama shwa", que significa, No ser ocioso, No mentir, No robar.  Frase incluida en la Constitución de 1998.

Una norma de vida simple y sencilla, pero con un contenido profundo, que representan un conjunto de valores ancestrales y principios éticos que fortalecen los compromisos individuales y colectivos y permiten mejorar la convivencia social y comunitaria, optimizar la eficiencia y transparencia de la administración pública, promover el desarrollo integral y sostenible y mantener un comportamiento moral y coherente. Es un llamado para que las instituciones, los servicios y los servidores públicos sean eficientes, responsables, efectivos, inclusivos, ambientalmente responsables y transparentes en todas las acciones que ejecuten sin favoritismos ni proteger nada que esté en contra de la ley y la ética.

Dejar de ser ociosos y trabajar, dejar de mentir y decir la verdad, dejar de robar y ser honrados, son exigencias impostergables para todo ciudadano. Si lo hacemos realidad como país y sociedad gestaríamos una revolución de proporciones inimaginables puesto que quedaría atrás toda forma de acumulación indebida, toda ambición ilegítima de poder y se desterraría toda forma de corrupción. Los compadrazgos y palanqueos se archivarían, los ecuatorianos cumpliríamos con la Constitución y las leyes y, en consecuencia romperíamos el círculo vicioso de la pobreza, la marginación, la explotación, la injusticia, la corrupción, la impunidad.

"Cuando el capital se convierte en ídolo y dirige las opciones de los seres humanos, cuando la avidez por el dinero tutela todo el sistema socioeconómico, arruina la sociedad, condena al hombre, lo convierte en esclavo, destruye la fraternidad interhumana, enfrenta pueblo contra pueblo y, como vemos, incluso pone en riesgo esta nuestra casa común, la hermana y madre tierra" señaló del Papa Francisco en el II Encuentro Mundial de los Movimientos Populares (Bolivia, 2015).

Para salir de esta degradación ética, moral y de la crisis económica, política, cultural, ambiental en la que estamos sumergidos, sin dudar, debemos rechazar todo llamado al delito, venga de donde viniere y hacer nuestra norma de vida aquel "Ama killa, Ama llulla, Ama shwa".  ·  #ComuniquemosEsperanza

 

Descarga esta carta en Pdf

Con los ojos fijos en El, en la realidad y la fe es una publicación de la Comisión ecuatoriana Justicia y Paz, resultado de reuniones periódicas de los miembros de la Comisión para analizar, reflexionar y proponer alternativas, a través de estas cartas.