Imágenes


sábado, 24 de septiembre de 2022

carta No.151: Si quiebra el IESS, quiebra ECUADOR

 

Con los ojos fijos en Él

en la realidad y la fe

Comisión ecuatoriana Justicia y Paz
carta No. 151– 25 de septiembre 2022

------------------------------------------------

Si quiebra el IESS, quiebra ECUADOR

“La seguridad social es un derecho fundamental, una poderosa herramienta para combatir la discriminación y un instrumento esencial para reducir la pobreza y promover la inclusión social.”

ONU, con base la Declaración Universal de Derechos Humanos.


Se confunde la Seguridad Social con el Seguro Social. Los gobiernos de turno siempre han manipulado de manera oportunista esa aparente identidad. Sin embargo, son dos instituciones diferentes, con objetivos distintos, aunque complementarios.

La Seguridad Social busca el bienestar de toda la población, finalidad de la sociedad y responsabilidad del Estado. A su vez, el Seguro Social se creó para prever y ahorrar, y así enfrentar las complejas realidades de la enfermedad y la vejez.  Con ese fin, los trabajadores aportan, y con el ahorro y la capitalización solidaria, acumulan para cuando se enfermen o lleguen a ancianos y ya no trabajen. Al inicio fueron “cajas comunes de pensiones”, que más tarde se llamaron “cajas de seguridad social”, hoy Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social - IESS.

El IESS debe proteger a sus afiliados, especialmente a los más pobres, los ancianos y los enfermos, por esa razón, el Estado establece legalmente un aporte obligatorio de los patrones y de los trabajadores; y el propio Estado, de sus recursos, destina un fondo compensatorio como estímulo al ahorro interno de las cajas de pensiones.

Con los aportes recibidos, los fondos crecen geométricamente, y esto despierta la codicia, avaricia y ambición de los politiqueros que se han aprovechado de esos recursos acumulados: - captan los órganos directivos para tomar decisiones, muchas fraudulentas, y casi todas ineficientes y populistas, como el aumento desmedido de la burocracia; - mantienen una cartera vencida no cobrada; - dan bienes en préstamos y comodatos en condiciones irrisorias; - realizan inversiones con rendimientos mínimos; - asignan prestamos vinculados a los intereses de amigos y coidearios; - adquieren bienes e insumos innecesarios, de baja calidad y con sobreprecios... Se ha denunciado la existencia de verdaderas mafias al interior del IESS y se ha dicho que cuando alguna autoridad pretende sanear la corrupción, entorpecen su gestión hasta que renuncie y abandone el cargo.

Al interior del IESS, se toman decisiones arbitrarias, demagógicas y populistas, y sin sustento técnico ni financiero, desfinancian los diversos fondos, haciendo insostenible el cumplimiento de obligaciones que aseguren la supervivencia institucional. La quiebra se precipita cuando, a más del pésimo manejo administrativo, el Estado no solo que no aporta los recursos, sino incluso, toma dinero ajeno, con variados pretextos para después negar la deuda, cuyo valor no se conoce exactamente.

Desterrar la politiquería, el amiguismo, el clientelismo y el nepotismo es la primera acción que debe incluir una propuesta seria de reestructuración. Provocar o permitir la quiebra del IESS sería quebrar al país, pues los problemas personales, familiares y sociales que se ocasionarían serían incalculables y de tal magnitud, que el propio Estado no podría enfrentarlos.

Las decisiones por tomarse son urgentes y tienen que ser técnicas, viables y justas, para responder a su finalidad, esto es: ser un fondo mutual, privado y social que desde la solidaridad busque primariamente asistir y atender a sus miembros, oportuna y eficientemente. Para que esto sea posible, el gobierno nacional como política de Estado tiene que privilegiar la salud y la educación.  Toda argucia que pretenda esquivar la responsabilidad del Estado y transferir las responsabilidades que le corresponden a otras instituciones es fraudulenta y mentirosa.

Salvar al Seguro Social exige sacrificios, que debemos asumir todos, con medidas sistémicas que terminen con todas las causas de la crisis institucional y aseguren soluciones definitivas a corto, mediano y largo plazo.  La ciudadanía sabrá ponderar las ventajas y asumir los costos. Basta de vacilaciones evasivas y discursos demagógicos, por parte de las autoridades, que nos llevan al despeñadero. Dejar morir al IESS por politiquería, por inanición o por golpes mortales es perverso con una gravedad de crimen de lesa humanidad.  ·  #ComuniquemosEsperanza

 

Descarga esta carta en Pdf

Con los ojos fijos en El, en la realidad y la fe es una publicación de la Comisión ecuatoriana Justicia y Paz, resultado de reuniones periódicas de los miembros de la Comisión para analizar, reflexionar y proponer alternativas, a través de estas cartas.  

domingo, 18 de septiembre de 2022

carta No.150: Constructores de paz y justicia

 

Con los ojos fijos en Él

en la realidad y la fe

Comisión ecuatoriana Justicia y Paz
carta No. 150– 18 de septiembre 2022

------------------------------------------------

Constructores de paz y justicia

“La política y la economía tienden a culparse mutuamente por lo que se refiere a la pobreza y a la degradación del ambiente. Pero lo que se espera es que reconozcan sus propios errores y encuentren formas de interacción orientadas al bien común. Mientras unos se desesperan solo por el rédito económico y otros se obsesionan solo por conservar o acrecentar el poder, lo que tenemos son guerras o acuerdos espurios donde lo que menos interesa a las dos par- tes es preservar el ambiente y cuidar a los más débiles”.  Papa Francisco, 2015.

Vivimos tiempos convulsionados, donde lo elemental pasa frecuentemente desapercibido, lo injusto es aceptado, la explotación legitimada, la guerra promovida, la corrupción admirada, la viveza criolla venerada, la sinvergüencería aplaudida, el tráfico de influencias añorado, la mentira aupada… por último, la dignidad humana es pisoteada, y todo esto a una velocidad tan impresionante que casi no hay tiempo para pensar, reflexionar y proponer alternativas que nos permitan enfrentar y salir de este atolladero inverosímil que nos tiene esclavizados y subsumidos en una mortal carrera hacia la autodestrucción.

Desde esta lacerante situación, particularmente los creyentes, con ojos de fe, debemos volver la mirada a Jesucristo para encontrar senderos que nos haga redescubrir y descifrar las contradicciones que subyacen en la realidad y se manifiestan en un sinfín de dolorosas situaciones.

La carta semanal Con los ojos fijos en Él, de la Comisión ecuatoriana Justicia y Paz, pretende buscar, percibir y analizar las lacerantes situaciones que nos afectan e impiden tener una vida digna, en medio de tanto dolor, tanto llanto, tanta angustia y desesperación generadas por esas estructuras de pecado, de muerte y de injusticia…

Semana a semana y comunitariamente, hemos reflexionado y discernido a la luz del Evangelio, poniendo ‘el dedo en la llaga’, analizando las múltiples aristas que componen nuestra cotidianidad.  El único fin es contribuir con algunos elementos que nos permitan a todos una mejor reflexión, conciencia y comprensión de la realidad, para que, individual y colectivamente, busquemos alternativas de acción que contribuyan a cambiar, en lo que sea necesario, y generar vida en abundancia para todos.

El análisis y el debate, de lo que destruyen o construyen el país, nos lleva hasta acuerdos que los concretamos en esta carta semanal, que cada domingo circula y que generosamente ustedes la reciben y la difunden a sus contactos.  Por los comentarios que ustedes nos envían, sabemos que hay familias, organizaciones barriales, parroquiales, educativas, etc., que comentan y a su vez debaten los contenidos para sacar sus propias conclusiones y aplicaciones en su propia realidad.  Esto último nos satisface profundamente y hace sentir que el servicio que prestamos es de utilidad.

Nuestro país necesita impostergablemente de personas que tengan como prioridad la búsqueda del bien común por encima de sus propios intereses.  La erradicación de la pobreza y la vulnerabilidad, la superación de la violencia y la inseguridad, y la priorización de los diferentes ámbitos de desarrollo social, económico, político y cultural de los ecuatorianos es evidente, aunque eso implique cambiar el modelo de desarrollo, donde terminen los privilegios de unos pocos, se extirpe la corrupción, promueva la honestidad, impere la justicia y opere la solidaridad.

Es nuestro afán que la comunicación que promovemos, con nuestra carta semanal, cada vez sea de doble vía y para lograr este objetivo, les invitamos a que, ya sea individual o colectivamente, nos hagan llegar sus puntos de vista, comentarios y sugerencias, y nosotros, con gusto, las tendremos presentes en nuestras reuniones de preparación para compartirlas con nuestra audiencia.  Con los ojos fijos en Él en la realidad y en la fe, seguiremos aportando para construir la Paz y la Justicia en nuestro país.  ·  #ComuniquemosEsperanza

Descarga esta carta en Pdf

Con los ojos fijos en El, en la realidad y la fe es una publicación de la Comisión ecuatoriana Justicia y Paz, resultado de reuniones periódicas de los miembros de la Comisión para analizar, reflexionar y proponer alternativas, a través de estas cartas.  

lunes, 12 de septiembre de 2022

carta No.149: La Constitución construye futuro

 

Con los ojos fijos en Él

en la realidad y la fe

Comisión ecuatoriana Justicia y Paz
carta No. 149– 11 de septiembre 2022

------------------------------------------------

La Constitución construye futuro

“Los bienes de la creación se ofrecen a todos y cada uno en proporción a sus necesidades, para que nadie acumule lo superfluo ni le falte lo necesario.  Por el contrario, cuando la posesión egoísta llena los corazones, las relaciones y las estructuras políticas y sociales, entonces se envenena la esencia de la democracia.  Y se convierte en una democracia formal, no real” Papa Francisco, 2022.

La Carta Magna, firmada por el rey inglés Juan sin Tierra (1215), es un precedente de las constituciones modernas.  La pequeña república de San Marino tiene su Constitución desde 1600.  En Hispanoamérica la primera Constitución Republicana fue la del Socorro en la provincia de Santander (Virreinato de la Nueva Granada) en 1810, tiene apenas 14 artículos, por lo que fue una de las más cortas del mundo.

Desde 1830, luego de la separación de la Gran Colombia, Ecuador ha tenido veinte textos constitucionales.  El cambio de Constituciones ha sido vertiginoso, respondiendo a intereses de grupo de quienes al manejar el poder lo capitalizaron en una norma constitucional.  La carta magna no respondía a un sano criterio de gobernabilidad sino de politiquería, donde no había una ¨técnica legislativa¨ en la redacción, y lo que es peor, se utilizaban términos ambiguos o equívocos que llevaban a interpretaciones manipuladas.  De allí que la Constitución, paulatinamente, ha ido perdiendo fuerza y vitalidad en la vida democrática del país.

Por principio, la Constitución –norma suprema de la sociedad nacional– debe ser el canon para cumplir en lo político, económico, judicial, social, ambiental, cultural, pues recoge el ethos, los valores, creencias y principios que aglutinan a la población, la cohesionan y la proyectan a la conquista del futuro.  Pero en la práctica es la gran desconocida de la ciudadanía y la más ultrajada por los politiqueros de turno: la invocan cuando les conviene y la ignoran cuando les perjudica.  La mayoría de las veces es letra muerta y fruto de acuerdos individuales o de pequeñas élites que no legislan conscientemente… ha sido violada y prostituida desde que somos república de las más variadas y curiosas formas.

Pese a ser la “Carta Magna”, la norma que contiene “el sendero” a seguir para construir un país inclusivo, justo, solidario, equitativo… regularmente está archivada o es ignorada, olvidada, usada, deslegitimada, abusada, violentada.

Este maltrato indigno a la Constitución, por quienes más la deberían respetar y practicar, ha minado la institucionalidad, al punto de debilitarla y dejarla casi sin sustento ni legitimidad.  Estamos en terapia intensiva.  Todas las instituciones están bajo sospecha y gozan de la desconfianza ciudadana.

La confianza es básica y fundamental en el andamiaje del Ecuador, para ello necesitamos contar con más democracia, que recupere la institucionalidad de un modo o de otro, que garantice los derechos y que exija responsabilidades a su pueblo sin excepciones de ninguna clase, que cree y facilite iguales oportunidades para todos, que ofrezca y promueva una educación de calidad, que brinde un sistema de salud eficiente, que proteja la naturaleza y el ambiente, que implante una economía con rostro humano, que destierre la corrupción e implemente la honradez como norma de vida, que la ética, los valores y el servicio se conviertan en la brújula que guie la cotidianidad nacional.

La Constitución política del Ecuador tiene que salir a las calles y caminos para alumbrar el país con potentes faros que indiquen, sin ningún titubeo, el sendero a seguir con el único fin de encontrar, con visión de futuro y de manera conjunta, los objetivos concretos que permitan elaborar un proyecto en que todos, especialmente los más pobres y vulnerables, tengamos los medios y las herramientas para romper las taras de la injusticia, violencia, desempleo, corrupción, falta de servicios básicos… y alcanzar una nueva sociedad.  Caminar juntos con la Constitución por delante es una tarea que nos espera y que es ineludible para que construyamos un futuro de justicia y paz.  ·  #ComuniquemosEsperanza

 

Descarga esta carta en Pdf

Con los ojos fijos en El, en la realidad y la fe es una publicación de la Comisión ecuatoriana Justicia y Paz, resultado de reuniones periódicas de los miembros de la Comisión para analizar, reflexionar y proponer alternativas, a través de estas cartas.  

domingo, 4 de septiembre de 2022

carta No.148: “Dejen Vivir”

 

Con los ojos fijos en Él

en la realidad y la fe

Comisión ecuatoriana Justicia y Paz
carta No. 148– 4 de septiembre 2022

------------------------------------------------

“Dejen Vivir”

La búsqueda de los pueblos indígenas amazónicos de la vida en abundancia….  Se trata de vivir en armonía consigo mismo, con la naturaleza, con los seres humanos y con el ser supremo, ya que hay una intercomunicación entre todo el cosmos, donde no hay excluyentes ni excluidos, y donde podamos forjar un proyecto de vida plena para todos (Documento Sínodo Amazónico, 9).

El 23 de agosto de 2022 se realizó en Brasilia la audiencia pública ante la Corte Interamericana de los Derechos Humanos - CIDH, en el caso “los Pueblos Indígenas Tagaeri - Taromenane contra el Ecuador”, a pesar de su importancia, pasó totalmente desapercibido por los grandes medios de comunicación, sólo las redes sociales y algunos grupos de la sociedad civil dieron cuenta de la relevancia del hecho.

Desde 2006, la CIDH impuso al Ecuador un plan de medidas cautelares para la protección de estos pueblos; debido a las matanzas y hechos violentos contra estos pueblos en 2003, 2006 y 2013. Como las acciones de remediación y prevención del Estado se consideraron insuficientes, el caso pasó a la CIDH que ahora juzga al Ecuador por negligencia y omisión.

Al juicio comparecieron el Estado Ecuatoriano, los dos grupos demandantes y la propia CIDH. El Estado reconoció que se habían cometido algunos errores.  Los demandantes solicitaban que el Estado reconozca un territorio absolutamente intangible para ellos, criterio compartido por la CIDH. El momento más impactante fue cuando Conta, una de las dos niñas que perdió a su familia en 2013, expresó con un grito, a la vez de angustia y esperanza: “Dejen vivir”.  Penti Baihua, líder de la comunidad que actualmente la acoge y que siempre ha vivido en paz con los aislados, se hizo eco de esas palabras y manifestó que ellos quieren vivir en paz, en armonía con la selva y de acuerdo a su cultura.

¿Quiénes son los pueblos en aislamiento voluntario (PIAV)?  Los Tagaeri, Taromenane y Dugakairi, aunque ignoramos cómo se llaman a sí mismos.  Los tres comparten lengua, cultura y costumbres con los Waorani y pertenecen al mismo tronco cultural. Además, hay otros pueblos minoritarios y en peligro, como los Cofán, Siona, Secoya, Sápara, Achuar, Siwiar y Waorani. Ellos cuidan la selva, la fauna y flora desde su cosmovisión y cultura, pero están amenazados por el extractivismo economicista, que destruye la Amazonía -el pulmón más grande del planeta- que se refleja en el cambio climático cuyos efectos todos sufrimos.

Hay que saber que están protegidos por la Constitución: “Los territorios de los pueblos en aislamiento voluntario son de posesión ancestral irreductible e intangible, y en ellos estará vedada todo tipo de actividad extractiva. El Estado adoptará medidas para garantizar sus vidas, hacer respetar su autodeterminación y voluntad de permanecer en aislamiento, y precautelar la observancia de sus derechos.  La violación de estos derechos constituirá delito de etnocidio”.  (Art. 57, 2).

En julio de 1987, Mons. Alejandro Labaka y la Hna. Inés Arango, entregaron su vida por la defensa de estos pueblos.  Su sacrificio hizo que muchas personas tomaran conciencia sobre la necesidad de protegerlos. Los vicariatos de la región Amazónica, junto a algunos aliados de la sociedad civil, luchan permanentemente por su defensa y promoción integral.  Esos pueblos enriquecen a todo el Ecuador y son signos de esperanza para una vida más plena y justa.

El Sínodo Amazónico, celebrado en Roma en octubre de 2019, puso de relieve la importancia de la Iglesia en la defensa de los derechos de estos pueblos, y en encontrar nuevos caminos para una convivencia en paz y para una ecología integral.

Al margen del resultado final que tenga este juicio ante la CIDH, Ecuador debe tomar conciencia y luchar por el cumplimiento de los derechos y por la vida de los PIAV y de los otros pueblos indígenas, asumiendo como nuestro, el grito de la niña Conta: “Dejen vivir”.  ·  #ComuniquemosEsperanza

Descarga esta carta en Pdf

Con los ojos fijos en El, en la realidad y la fe es una publicación de la Comisión ecuatoriana Justicia y Paz, resultado de reuniones periódicas de los miembros de la Comisión para analizar, reflexionar y proponer alternativas, a través de estas cartas.  

domingo, 28 de agosto de 2022

carta No.147: La pandemia impulsó un cambio educativo

 

Con los ojos fijos en Él

en la realidad y la fe

Comisión ecuatoriana Justicia y Paz
carta No. 147– 28 de agosto 2022

------------------------------------------------

La pandemia impulsó un cambio educativo

“…vivimos en un mundo en donde pocas cosas parecen predecibles, donde cada día nos trae nuevas sacudidas políticas y económicas, donde incluso nos amenazan cambios radicales en el ambiente general porque la certidumbre se ha vuelto un valor poco frecuente”. El fin de las certidumbres, Ilya Prigogine, Nobel de Química 1977.

Vivimos cambios significativos y vertiginosos en la sociedad. No solo es un tiempo de cambios, sino un cambio de tiempos; otros creen que se está produciendo una auténtica mutación en el ser humano.  Por eso, la tarea educativa es hoy, especialmente, apasionante y compleja, se requiere mucha lucidez y sabiduría de todos sus actores para que el sistema educativo sea una respuesta acertada a las transformaciones dramáticas que soporta la sociedad.

La pandemia cambió aceleradamente el accionar de la educación, no solo por la forma, sino porque la escuela y el hogar se convirtieron en un mismo espacio.  La escuela se mudó a la casa de cada estudiante.

Los problemas que ocasionó el covid 19 y sus secuelas afectaron varios ámbitos, como en educación y acceso a la tecnología, con consecuencias más graves en niños y jóvenes, particularmente para los más pobres y vulnerables, inmersos en una brecha social y digital.  Vale recordar que nadie estaba preparado para la virtualidad ni manejar la dinámica de “todos en casa”.

Estar en casa no siempre significó un ambiente favorable para su formación. Cuando se cierran las oportunidades educativas, se abren otros espacios de influencia. Si los niños y jóvenes no están en el colegio, son mucho más fáciles de reclutar, por ejemplo, para el crimen organizado, que ha mostrado creatividad para adaptar sus estrategias de captación, que se evidencian en el auge de la violencia en los entornos educativos, en pueblos y ciudades.

La falta de preparación también ha afectado a los estudiantes de preescolar y educación general básica. Son los que más han sufrido en cuanto al aprendizaje y en su bienestar físico y emocional.  La interacción con sus compañeros y con el docente, clave para el desarrollo de su formación integral, se vio seriamente afectada.

La virtualidad igualmente precarizó el desarrollo de la formación en los jóvenes de educación superior, cuyas carreras requieren obligatoriamente de destrezas y experiencias en laboratorios y prácticas preprofesionales en contacto directo con la realidad. Hoy requieren una atención prioritaria para suplir esas falencias.

A puertas de iniciar un nuevo año lectivo en la Sierra y Amazonía, vale reflexionar sobre algunos aprendizajes que nos deja la pandemia:

La escuela dejó de asociarse a unas instalaciones donde se produce el aprendizaje para generar un nuevo espacio, lo que obliga a un cambio de paradigma, que nos abre mentalmente a aceptar que la educación acontece en cualquier lugar.

Se mejoraron los hábitos de higiene, protección, prevención y nuestra actitud solidaria para evitar el contagio, mantener estos hábitos y actitudes es el desafío.

Debemos aprovechar los procesos de enseñanza, aprendizaje e investigación implementados y desarrollados con el uso de las nuevas tecnologías.

El sistema educativo debe innovar permanentemente sus contenidos curriculares para potenciar un cambio estructural, en base a los principios de cooperación, colaboración, solidaridad, que forme estudiantes críticos que construyan una ciudadanía activa y participativa en un entorno democrático.

La pandemia fue y es una magnífica oportunidad para repensar, reinventar e invertir en una innovadora propuesta educativa a nivel nacional, en la que intervengan estudiantes, docentes, padres, madres y autoridades; debe ser el comienzo de una nueva manera de ver la realidad y de actuar en estos procesos, buscando caminos pedagógicos para esta "original" manera de educar. Es hora de lanzarnos al cambio para que la educación genere y contribuya en la construcción de una nueva sociedad más humana, equitativa, justa y solidaria.  Aceptemos juntos el desafío y pongámonos en camino…  ·  #ComuniquemosEsperanza 


Descarga esta carta en Pdf

 

Con los ojos fijos en El, en la realidad y la fe es una publicación de la Comisión ecuatoriana Justicia y Paz, resultado de reuniones periódicas de los miembros de la Comisión para analizar, reflexionar y proponer alternativas, a través de estas cartas.  

domingo, 21 de agosto de 2022

carta No.146: Por la Paz en Nicaragua

Con los ojos fijos en Él

en la realidad y la fe

Comisión ecuatoriana Justicia y Paz
carta No. 146– 21 de agosto 2022

------------------------------------------------

Por la Paz en Nicaragua

“El libro de la Sabiduría (…) nos habla del justo perseguido, de aquel cuya ‘sola presencia’ molesta a los impíos. El impío es descrito como el que oprime al pobre, no tiene compasión de la viuda ni respeta al anciano. El impío tiene la pretensión de creer que su ‘fuerza es la norma de la justicia’.  Someter a los más frágiles, usar la fuerza en cualquiera de sus formas: imponer un modo de pensar, una ideología, un discurso dominante, usar la violencia o represión para doblegar a quienes simplemente, con su hacer cotidiano honesto, sencillo, trabajador y solidario, expresan que es posible otro mundo, otra sociedad.  (Papa Francisco, 2018).


Somos mujeres y hombres, miembros de las distintas Comisiones de Justicia y Paz de América Latina y el Caribe.  Con ocasión de los trágicos acontecimientos que están sucediendo en tierra nicaragüense, creemos indispensable dirigirnos a nuestros hermanos:

1.- En primer lugar, unas palabras a todos los hijos de la tierra de Sandino: queremos que experimenten la solidaridad fraterna de sus hermanos latinoamericanos.  Sabemos de sus sufrimientos y permanentes luchas contra la opresión e injusticia.  Recordamos como el pueblo heroico nicaragüense derrotó a la dictadura de Somoza, haciendo renacer la esperanza.  Y confiamos en que, como entonces, nuevamente la justicia, la libertad y la fraternidad, triunfarán y se impondrá la paz desde el diálogo y la solidaridad.

2.- Nuestra cercanía y unidad con el Pueblo de Dios que peregrina en la bendita tierra mártir nicaragüense.  Ustedes son portadores de esperanza y reconciliación para un pueblo de hermanos, dividido y violentado como si se tratara de enemigos dentro de casa.  Que Jesucristo sea la fuerza que necesitan para testimoniar la verdad, la justicia y la libertad en las situaciones de grave conflicto que están viviendo.  Y no duden que al final la verdad, la justicia y la libertad triunfarán.


3.- A los gobernantes y demás autoridades de Nicaragua, les recordamos que el poder recibido del pueblo, lo recibieron para que lo sirvan y busquen su bien como única razón de Estado.  Sabemos, que todo poder es transitorio, que los gobernantes cambian y la historia hace justicia.

4.- A nuestros hermanos latinoamericanos y caribeños, les convocamos a estar atentos al desarrollo de los acontecimientos, exigiendo el diálogo franco entre las partes en conflicto, pidiendo la intervención de países hermanos y de organismos internacionales y por sobre todo, clamando al Señor de la Paz para que con su intervención, termine el sufrimiento de nuestros hermanos nicaragüenses.

Dios Padre y Madre, aumenta nuestra fe y amor por el prójimo, conviértenos en instrumentos de tu Paz y guíanos en la construcción de tu Reino.  Te lo pedimos en el nombre de Jesucristo, nuestro Señor.

Red Eclesial en formación de Comisiones de Justicia y Paz y
organismos afines de la Iglesia Católica de América Latina y el Caribe

  ·  #ComuniquemosEsperanza

Descarga esta carta en Pdf 

 

Con los ojos fijos en El, en la realidad y la fe es una publicación de la Comisión ecuatoriana Justicia y Paz, resultado de reuniones periódicas de los miembros de la Comisión para analizar, reflexionar y proponer alternativas, a través de estas cartas.

  

domingo, 14 de agosto de 2022

carta No.145: ¡Salvemos al IESS!

 

Con los ojos fijos en Él

en la realidad y la fe

Comisión ecuatoriana Justicia y Paz
carta No. 145– 14 de agosto 2022

------------------------------------------------

¡Salvemos al IESS!

No se olviden del hombre: éste es el imperativo.  Amar y servir al hombre con conciencia, responsabilidad y disponibilidad.  Trabajen para quien trabaja y, no menos importante, por quien quisiera hacerlo y no puede.  Háganlo no como obra de solidaridad, sino como un deber de justicia y de subsidiariedad.  Apoyen a los más débiles, para que a nadie le falte la dignidad y la libertad de vivir una vida auténticamente humana”.  (Papa Francisco, 2015).


El Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social - IESS, está casi desahuciado, le agobian problemas muy críticos que caotizan su accionar en favor de los afiliados y jubilados. Fundado en 1928, en el gobierno de Isidro Ayora, nació como la “Caja de Pensiones”, bajo el sistema de reparto de un fondo común.  Hoy, con múltiples dificultades y limitaciones, debe proteger a sus asegurados en enfermedad, vejez y muerte.

Diferentes realidades se suman y vuelven inmanejable e insostenible al IESS. Problemas: politización desmedida en el nombramiento de autoridades, eliminación del aporte del 40% del Estado; descapitalización de los fondos de salud y de pensiones; galopante corrupción que impera en varias instancias; entre otros.  Situaciones: incremento progresivo de la esperanza y mejora de la calidad de vida; disminución de la tasa de natalidad; proporción, cada vez mayor, de personas de más de sesenta años; los beneficios de la jubilación son mucho mayores a los aportes de los afiliados; la atención a sus familias; subsidio intergeneracional alto.  Además, cada vez hay menos afiliados debido a los fenómenos migratorios, formas de trabajo precario, el teletrabajo o el contrato por horas, que muy poco cumplen con la afiliación.

Para financiar a un pensionista se requiere al menos ocho afiliados activos.  Actualmente son cinco y para el año 2040 se proyecta que habrá solo tres. La tasa de aportes es insuficiente en relación con la tasa de reemplazo. Sin embargo, Ecuador cuenta con mucha población joven y/o económicamente activa, pero no puede acceder a un empleo digno y menos ser afiliada al IESS.

Para corregir esta situación de quiebra inminente, el IESS debe: adoptar urgentemente medidas que le permitan recuperar el equilibrio, para ser sostenible y viable, y evitar su desaparición; transformar radicalmente su gobierno y administración; implementar la participación ciudadana efectiva, real y activa en su manejo; transparencia inmediata, acceso abierto a toda la información; innovación permanente en todas sus áreas; honestidad probada; integridad ética; rendición de cuentas y fiscalización pública para prevenir y luchar contra la corrupción y la impunidad.  Cambios estructurales que exigen y demandan voluntad política y responsabilidad integral de todos los involucrados y así evitar la dinámica politiquera, antitécnica, corrupta y nada profesional.

Son necesarias políticas públicas para generar, promover y mantener el empleo público y privado, que redunde en el incremento de afiliados que aporten al IESS. El Estado, por su parte, debe cumplir con los aportes que le corresponde, pagar su deuda acumulada y exigir a los patrones morosos que cumplan con sus obligaciones.

En medio de esta realidad y para que el IESS no quiebre y conserve su sentido de solidaridad y subsidiaridad con los que menos tienen, es vital un compromiso serio para extirpar la corrupción, desechar la politiquería, volver eficientes los servicios que ofrece, administrarla técnicamente, humanizar la atención a pacientes y jubilados, optimizar e innovar la gestión financiera, cuidar los ingresos de los afiliados e invertir adecuadamente los fondos, con el fin de asegurar las pensiones jubilares y la salud...  por lo que, aunque suene antipopular y muchas organizaciones se opongan, una alternativa es incrementar, paulatinamente, la edad de jubilación o el tiempo de afiliación, considerando que la expectativa de vida está incrementándose, bajar los techos de las pensiones más altas, y tal vez, aumentar la tasa de aportación al fondo de pensiones para jubilación, salud y cesantía.

Trabajemos todos para que el IESS cumpla su misión.  ·  #ComuniquemosEsperanza

 

Descarga esta carta en Pdf 

Con los ojos fijos en El, en la realidad y la fe es una publicación de la Comisión ecuatoriana Justicia y Paz, resultado de reuniones periódicas de los miembros de la Comisión para analizar, reflexionar y proponer alternativas, a través de estas cartas.

 

domingo, 7 de agosto de 2022

carta No.144: Partidos políticos vacíos de democracia

 

 Con los ojos fijos en Él

en la realidad y la fe

Comisión ecuatoriana Justicia y Paz
carta No. 144– 7 de agosto 2022

------------------------------------------------

Partidos políticos vacíos de democracia

“… vivir el encuentro político como un encuentro fraterno, especialmente con aquellos que están menos de acuerdo con nosotros. La política es también reflexión, es decir, formulación de un proyecto común… la política es acción, y no un mero espacio "de debate e intercambio". Por lo tanto, es necesario que los mismos conduzcan a un “compromiso concreto”. La política es 'la forma más elevada de caridad'” (Papa Francisco, mayo 2022).

La Democracia pretende que las decisiones políticas se tomen en beneficio de las mayorías que eligen a sus mandatarios. Sin embargo, en Ecuador como también en otros países, gobiernos inclusive elegidos legalmente, concentran el poder en un pequeño grupo social que favorece sus propios intereses, en perjuicio de la mayoría de la población. Y esto se da en gobiernos de derechas como de izquierdas.

Los grandes sectores e intereses sociales deben ser representados por los partidos políticos, que con distintas visiones sobre la realidad aplican las políticas y acciones necesarias para lograr el país propuesto en su plan de gobierno. Partidos que conscientes de las necesidades populares y con soluciones eficaces y factibles para esos problemas, deben proponer candidatos coherentes, sin rabo de paja y con la capacidad necesaria para el cargo.

La Democracia permite que la opinión del pueblo se oiga en los estamentos de poder, razón por la cual se requiere de partidos políticos sólidos, coherentes, transparentes y representativos. Ecuador, como otros países de América Latina, va perdiendo el sentido de la Democracia, expresado, entre otras manifestaciones, en la degradación de sus partidos políticos: la gran mayoría son inestables, dependientes de un caudillo, huérfanos de una militancia activa, sin formulaciones ideológicas claras y consistentes, carentes de representatividad y legitimidad y muy dispersos, que buscan alcanzar alguna dignidad eleccionaria para desde ahí gestionar sus propios intereses y ambiciones.

Las crisis económicas, la exclusión social y la corrupción, generadas y alimentadas por los partidos y movimientos políticos, los han desprestigiado inmensamente. El pueblo ha dejado de creer y confiar en su acción.  Hoy son estructuras atomizadas, caudillistas, poco representativas, frecuentemente sumergidas en corrupción, que a menudo arriendan o compran candidaturas en tiempos electorales.  La Democracia ha dejado de funcionar y la política ha perdido prestigio y representatividad. La práctica política ha sido desplazada por una enfermiza politiquería.

Para las próximas elecciones seccionales (febrero 2023) se cuentan por cientos, y las candidaturas por miles, con frecuencia poco calificadas y menos reconocidas por su coherencia cívica y de servicio a la sociedad. Cuando son elegidos, representan fracciones mínimas del electorado, debido a la gran dispersión electoral existente, por lo que tienen una débil legitimidad.

Una de las mayores amenazas a la supervivencia del Estado y de las instituciones públicas es una Democracia vacía de ciudadanía, evidenciada en un sistema decadente y carente de representatividad, que implementa mecanismos clientelares proclives a la corrupción y que frustra las legítimas demandas populares. La inestabilidad política, la inseguridad y el malestar ciudadano son una mera fachada que esconde un vacío social.

La responsabilidad política y el empoderamiento poblacional en la gestión de su destino es condición histórica para la supervivencia institucional y el logro del bien común.

El restablecimiento de un sistema ético sólido y representativo de los partidos es una necesidad histórica e ineludible por lo que, aunque su construcción puede tomar tiempo, deberíamos mancomunadamente y como resultante de un pacto social, reformular la Ley de Partidos Políticos y el Código de la Democracia. Decir basta a una farsa derivada de una malsana politiquería que sacrifica al quehacer político. La auténtica política propende el bien común y dignifica a sus actores, creando las condiciones para el desarrollo integral de los pueblos.    ·  #ComuniquemosEsperanza


Descarga esta carta en Pdf 

Con los ojos fijos en El, en la realidad y la fe es una publicación de la Comisión ecuatoriana Justicia y Paz, resultado de reuniones periódicas de los miembros de la Comisión para analizar, reflexionar y proponer alternativas, a través de estas cartas.