Imágenes


domingo, 5 de septiembre de 2021

Carta No. 96: Migrar: ¿Salir al encuentro de sueños?

Con los ojos fijos en Él

en la realidad y la fe

Comisión ecuatoriana Justicia y Paz
carta No. 96 – 5 de septiembre 2021

------------------------------------------------

Migrar: ¿Salir al encuentro de sueños?

"Esos hermanos y hermanas nuestras intentaban salir de situaciones difíciles para encontrar un poco de serenidad y de paz; buscaban un puesto mejor para ellos y para sus familias, pero han encontrado la muerte"  (Papa Francisco, Lampedusa, 8 de julio de 2013).


Los movimientos migratorios han existido desde siempre. Ya el Evangelista Lucas recordaba que "era forastero y me acogiste"… históricamente se ha dado en toda dirección. El desplazamiento va desde regiones económicamente vulnerables hacia otras en mejor condición. El mayor motor migratorio es la pobreza, pero también la violencia, o por causas políticas, culturales, bélicas, raciales, conflictos internacionales o catástrofes naturales.

Si bien llama la atención la presencia, en nuestras calles, de emigrantes de otros países y continentes, las migraciones internas también son importantes. En nuestro caso del campo a la ciudad, fenómeno que ha transformado el país en razón del abandono del sector rural, por la injusta distribución de riqueza, la falta de servicios básicos y de salud, pésimas vías de comunicación y una educación deficiente… que hacen muy difícil "sobrevivir" en sectores rurales.

Los gobiernos de turno, muchos con fines electoreros, concentraron su atención en las urbes: servicios de salud, educación, modernidad… por lo que se convirtieron en centros de atracción para miles de ciudadanos que buscaban mejores días, lo que devino en cinturones de miseria, desempleo, mendicidad y hasta delincuencia, mientras el populismo dispendia los pocos recursos en obras urbanas innecesarias.

Por otro lado, en época de crisis, las remesas enviadas por nuestros migrantes, en los últimos veinte años, han sido un aporte fundamental a la economía nacional.  Una nueva crisis económica generada por la pandemia ha ocasionado la pérdida de más de 700 mil empleos, situación que empujó a más de 56 mil ecuatorianos a salir del país, entre enero y mayo del presente año (la cifra más alta desde 2017) y no han regresado... se calcula que el 85% se habrían quedado en México y EEUU.

El intenso flujo de migrantes, en especial a Estados Unidos, en busca del "sueño americano", hace que muchos cumplan las engañosas exigencias de los coyoteros, que no miden riesgos ni sufrimientos de las víctimas a su cargo, les interesa exclusivamente "su malévolo" negocio; ellos se aprovechan de la ingenuidad de la gente e imponen sus tarifas -entre 15 y 18 mil dólares por persona- en un mercado humano perverso. La mayoría nunca llegan a su destino, al ser deportados o morir en el intento de cruzar la frontera.  En algunos casos ni siquiera sus cadáveres son devueltos. Es indispensable que el Gobierno ecuatoriano investigue la trama criminal completa y destruya un sistema mafioso que podría involucrar a autoridades y tener cómplices y encubridores en policías y jueces.

Ante esta situación y las buenas relaciones, los gobiernos de Ecuador y Estados Unidos deberían enfrentar este problema de forma conjunta, para encontrar una solución integral que rompa con el coyoterismo, promueva la libre movilidad, normando el derecho de los ecuatorianos a ganarse honradamente el pan en territorio estadounidense. No es un problema particular, es un problema nacional y en esos términos tiene que ser discutido y solucionado por las administraciones.

Pensando en los migrantes, en su esfuerzo heroico de sobrevivencia, debemos evaluar nuestro comportamiento con los forasteros que llegan al país. La acogida al peregrino nos lleva al encuentro del prójimo, de Jesús. Dejar caer las barreras y tender puentes con los otros, nos conduce a una experiencia de cercanía con Dios y la construcción de ambientes de Justicia y Paz.  ·  #ComuniquemosEsperanza


Descarga esta carta en Pdf


Con los ojos fijos en El, en la realidad y la fe es una publicación de la Comisión ecuatoriana Justicia y Paz, resultado de reuniones periódicas de los miembros de la Comisión para analizar, reflexionar y proponer alternativas, a través de estas cartas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario