Imágenes


sábado, 15 de mayo de 2021

Carta No. 80: El transporte debe cambiar… ¡ya!

 

Con los ojos fijos en Él
en la realidad y la fe

Comisión ecuatoriana Justicia y Paz
carta No. 80 – 16 de mayo 2021

------------------------------------------------ 

El transporte debe cambiar… ¡ya!

“La calidad de vida en las ciudades tiene mucho que ver con los sistemas de transporte, que son a menudo una fuente de mucho sufrimiento para quienes los utilizan… en muchas ciudades obligan a las personas a soportar condiciones indignas debido al hacinamiento, la incomodidad y la falta de seguridad” (Papa Francisco, Encíclica Laudato Si’, 153).

Ecuador tiene 221 cabeceras cantonales, 800 parroquias y alrededor de 3.200 rutas operadas por 225 empresas privadas. La red vial se aproxima a los 42.000 km. Cuenta con alrededor de 2'150.000 vehículos livianos y 350.000 comerciales. Hay alrededor de 3'000.000 de conductores con licencia.  La movilidad cantonal está a cargo de los Municipios y las vías nacionales de la Policía.

En 2019 fallecieron 2.180 personas en las carreteras del país: 84% viajaban en autos particulares y 16% en transporte público. La Agencia Nacional de Transito (ANT) revela que el 38% de fallecimientos se concentraron en 10 cantones y que las cinco principales causas de accidentes son: uso del celular, ver pantallas de video o maquillarse al volante; exceso de velocidad; no mantener una distancia prudente con el vehículo de adelante; cambios bruscos de carril y caminar por zonas inseguras.

El problema del tránsito, transporte terrestre, seguridad vial y movilidad es inmenso, complejo y desafiante. Sin duda existen leyes suficientes, no siempre bien aplicadas. Muchas veces las autoridades se hacen de la vista gorda y los conductores evitan cumplirlas.

La Asamblea Nacional que ya feneció, al apuro aprobó una serie de reformas a la Ley de Tránsito, muchas de ellas buenas y oportunas; pero lamentablemente, otras, quitan o disminuyen las multas y, lo que es peor, elimina la reducción de puntos de la licencia por contravenciones lo que se traduce en dejar sin sanción al conductor cuando por impericia o imprudencia causa accidentes lamentables.

Cada conductor irresponsable es una potencial 'amenaza' para el pasajero y el peatón. El irrespeto e indisciplina es el denominador común en las vías de nuestro país. Da la impresión de que la 'vida no vale nada' y por esa razón se procede, frecuentemente, con extrema incapacidad, audacia e impericia.

Los buses urbanos, intercantonales e interprovinciales desafían abrupta y temerariamente la seguridad ciudadana y vial; circulan sin límites de velocidad y muchas veces en vehículos en mal estado, con exceso de pasajeros, violando las leyes y sin atender las señales de tránsito. Rebasan en curvas, corretean, paran donde se les ocurre. Por otro lado, muchos choferes también viven su propio laberinto, al ser sobre explotados por los dueños de los vehículos, varios de ellos dirigentes de las llamadas cooperativas y gremios de la transportación.

Conocemos las grandes falencias que hay en el transporte, sin embargo, casi nada se hace por cambiar esta realidad, por el contrario, la población está a merced de las exigencias y abusos de los dirigentes que manejan e imponen condiciones. Buscan ventajas lucrativas, sin que les importe la situación de los usuarios. La situación desastrosa de la transportación pública hace del carro propio, un objeto de primera necesidad, ocasionando con esto, una congestión automotriz, sobre todo en las grandes ciudades.

O nos esmeramos en construir un transporte terrestre que garantice la vida y la seguridad o simplemente nos sumergimos en el caos, el abuso, el dolor y la muerte. La convivencia diaria demanda una movilidad segura, un transporte digno, un trato justo, un servicio decente.  Involucrada en este cambio está la sociedad a través de todos los actores.  ·  #ComuniquemosEsperanza

   

Descarga esta carta en Pdf

 

Con los ojos fijos en El, en la realidad y la fe es una publicación de la Comisión ecuatoriana Justicia y Paz, resultado de reuniones periódicas de los miembros de la Comisión para analizar, reflexionar y proponer alternativas, a través de estas cartas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario